Sin categoría

#Historiasqueinpiran: La quinta estación

Toda era tiene que llegar a su fin. Ha dado comienzo una estación de desenlaces. Empieza con una gran grieta roja que recorre las entrañas del único continente del planeta, una grieta que escupe una ceniza que oculta la luz del sol. Empieza con la muerte, con un hijo asesinado y una hija perdida. Empieza con una traición, con heridas latentes que comienzan a supurar. El lugar es la Quietud, un continente acostumbrado a la catástrofe en el que la energía de la tierra se utiliza como arma. Y en el que no hay lugar para la misericordia. 

¿Es esto fantasía épica o alta fantasía?

Es una pregunta que me puse. Un mundo al borde del principio de la industrialización, pero oscuro y lleno de peligros, donde las jerarquías sociales estan más que marcadas. Si lo es, y yo odio este tipo de fantasias tan clicheicas, me ha pirrado. La Quietud es un mundo que podría ser el nuestro antes de que Pangea se separara. Para los que no la conozcáis, Pangea era el continente único de la tierra, que se dividió en los 5 que ahora tenemos, antes de la aparición de los humanos.

La Quietud, como debío ser Pangea en su día, es increíblemente activa en cuanto a lo que eventos geológicos se refiere. Entiéndase: terremotos, tsunamis, volcanes y demás. Y sus habitantes ya han vivido varias cosas llamadas quintas estaciones que serían básicamente lo que les paso a los dinosaurios, eventos geológicos en que ocurren muertes masivas en que civilizaciones perecen, pero la especie humana persiste.

La razón para estos eventos, según los habitantes de la Quietud, es que el Padre Tierra esta enfadado con ellos, y quiere destruirlos, aunque nadie sabe muy bien porque. Y con esa excusa, se odia tanto a los orogénes, que controlan la energia tectónica. Pero de ellos ya hablaremos más adelante porque telita las capas de significado que tienen.

El caso es que la Quietud es bastante pre-industrial, lo que me llevó a ponerme la pregunta de si podría entrar en fantasía épica. Y la presencia de seres mágicos me llevo a preguntarme si no seria alta fantasía. Por ahora no tengo conclusión alguna.

Los orogénes, la esclavización y estigmatización de una «raza»

Los orogénes son capaces de aprovechar la energía tectónica, haciéndoles capaces de parar terremotos o crearlos, además de un montón de cosas más. Sin embargo, en vez de ser considerados héroes capaces de mantener el mundo en paz, se los tiene criminalizados y esclavizados.

Ha sido un autentico ejercicio ver los diferentes modos en que se les retiraba la libertad a estos individuos increíbles. Des de pequeños se los separaba de sus familias, se les aislaba del mundo y se los criaba en estricta disciplina con un estilo militar. Aquellos que no cumplieran los objetivos eran severamente castigados, hasta el punto en que los adultos ya no podían ni pensar de forma diferente a la instruida, e instauraban el terror en la siguiente generación.

No podían salir del Fulcro sin sus Guardianes, individuos brutales capaces de matarlos si les ocurría actuar fuera de turno, y hasta se les obligaba a reproducirse como bestias de carga. Allí es donde se centra la historia de Sienita justamente, cuando se le ordena tener un hijo con uno de los orogénes más poderosos, mientras cumplen una misión en un puerto.

Para Sienita es la primera vez que deja el Fulcro des de que llegó, ha bebido la historia que se le ha explicado y no cuestiona su orden. Pero donde el viaje Alabastro le enseñará lo mal que esta la situación para ellos, la esclavización (y no protección) que se les impone y todo lo demás.

Viniendo de una escritora de color, no puedo evitar preguntarme si la población afro-americana sufrió el esclavismo de la misma manera. Al fin y al cabo, muchas de las cosas de las que vengo de hablar de les impusieron: esclavizarlos para protegerlos pues son peligrosos para si mismos y el mundo, forzarlos a reproducirse entre ellos, les penas por desobedecer…

Si es así, debo decir que NK Jemisin consigue que se me revuelvan las tripas sin mostrar, o mostrando muy poco, de la brutalidad que se explica en otras historias. La esclavización y estigmatitzación de un pueblo es algo más allá de los golpes de látigo, y esta sentado en el miedo.

Otro seres de la Quietud: los comepiedras

Los Guardianes son casi una raza a parte también, táticos hijos de orogénes que cumplen con la misión de tenerlos a ralla, ya ves tu que enrevesado. Pero los que más curiosidad me despertaron, y eso se debe a que no tengo muy claro cual es su objetivo por el momento son los comepiedras. No se explica demasiado que son en el primer libro, a parte de que hay que tenerles miedo, pero son algo así como estatuas vivientes, que se alimentan de rocas.

Essun recoge a uno en su camino para encontrar a su hija, tras el inicio de una Quinta Estación.

Hoa de hecho, se hace pasar por humano al principio, sabiendo que le tendrán miedo si descubren su naturaleza. Al final descubrimos que hay muchas fuerzas interesadas en las protagonistas de la historia.

En resumen

Me ha dejado con la boca abierta, me ha hecho sufrir y no puedo esperar a saber como continua la historia de Esssun en la «no tan quieta» Quietud.

Una respuesta a “#Historiasqueinpiran: La quinta estación

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s